La comunicación es una de las actividades más importantes que realiza el ser humano. Todos la aprendemos y la practicamos diariamente. Por eso, cuando se trata de contenidos escritos, ¡el mensaje debe estar bien redactado!

El ser humano es un ente biopsicosocial. Se caracteriza y diferencia de otras especies por poseer un componente biológico, uno psíquico y uno social, es decir:

  1. Estamos vivos.
  2. Tenemos conciencia.
  3. Nos relacionamos activamente con otras personas, vivimos en sociedad y necesitamos comunicarnos.

La comunicación es uno de los temas que más ha interesado a los investigadores, sobre todo lingüistas, antropólogos y filósofos, pues la capacidad para comunicarnos y las diferentes maneras de hacerlo son sumamente interesantes.

Dos hitos han sido cruciales para facilitar la comunicación global entre los seres humanos: la llegada de la escritura y las convenciones sobre gramática.

La escritura y la redacción

Con la invención de la escritura y luego de la imprenta, se creó un método que sirve para hacer que todo tipo de documentos perduraran en el tiempo y llegasen a más personas. La intención primaria fue la de la comercialización y los negocios.

Las reglas de ortografía y redacción surgieron muy tardíamente, cuando la Real Academia Española (RAE) decidió publicar el Diccionario de Autoridades en 1726, en el que se le agregaron las primeras reglas.

La ortografía, antes de este año, no tenía reglas. Por eso, en documentos escritos entre el siglo XV y el XIX, podemos puede encontrarse, por ejemplo, la palabra “bueno” escrita de estas otras maneras: “vueno” y “uueno”. Incluso, las tres formas pueden aparecer en una sola carta.

La RAE, entonces, se vio obligada a proponer reglas ortográficas porque debían decidir si la palabra iba a estar en la B, la V o la U en su diccionario.

Te estarás preguntando si no había diccionarios de español antes de 1726, ¿cierto? La cuestión es que sí existían varios, pero no eran fidedignos porque cada autor lo hacía a su manera y su objetivo nunca fue el de unificar el idioma.

Además, estas reglas permitirían que hubiese una mejor comprensión entre los interlocutores. Pasa lo mismo con la lengua que con el béisbol: todos los jugadores deben conocer las reglas para saber qué está pasando en el campo. Si manejamos las estandarizaciones, nos comunicamos mejor.

Esto es particularmente importante ahora que se están presentando nuevos retos para la comunicación con el uso de medios digitales, ya que están ausentes los rasgos únicos de una conversación cara a cara. ¿Cuántas veces  no hemos malinterpretado un mensaje de Facebook o de Whatsapp?

La comunicación y la redacción

Actualmente, sobre todo por el auge del Internet, escribimos constantemente. Escribimos en nuestros blogs personales, escribimos para los ensayos de la universidad, escribimos para la presentación de proyectos y, lo más importante, escribimos para comunicarnos.

Las razones por la que escribimos (excepto en un diario) son:

  1. para expresar nuestros pensamientos,
  2. para ser leídos y comprendidos por otros.

Ser comprendidos es importantísimo en la era digital, sobre todo porque el contenido creado para la web es consumido masivamente. También porque el contenido creado para medios digitales se ha convertido en la manera primordial de conectar con los consumidores.

Sabemos que es tarea del emisor que el destinatario comprenda el mensaje y por eso nos esforzamos en crear contenidos totalmente legibles. Esa es la razón por la cual, en Contenido Épico, estamos comprometidos con las agencias y marcas a crear contenido de calidad, bien redactado, original y optimizado para llegarle a la mayor cantidad de usuarios posibles.

Si está bien escrito, más personas leerán, comprenderán y se apropiarán del contenido. Es así como se logran las conexiones genuinas entre marcas y consumidores. Es así como se viralizan los contenidos.

Al final, es mejor dejarle el trabajo a los profesionales. Después de todo, hay que conocer las reglas del juego para poder ser el MVP.