Desde la llegada de las redes sociales, la publicidad tradicional compite con la publicidad digital. La manera en la que las personas están consumiendo los producto es a través del Internet. Todos buscan una información, un producto, una idea o una manera de hacer cualquier cosa en la Red. Por eso es importante crear contenido digital y promocionarse en ella, es decir, crear contenido que trate de tu marca o que toque algún tema de interés para tu audiencia.

La publicidad en las redes sociales

De acuerdo con la historia que se conoce de la creación de  Facebook, Mark Zuckerberg, su fundador y CEO, no quería poner anuncios en la página, pues no veía la necesidad de generar ingresos de esa manera. A pesar de ello, hoy posee una fortuna de casi $60 millardos gracias a la publicidad.

Esto es importante porque Zuckerberg no solo aceptó que distintas empresas pusieran anuncios, sino que, poco a poco, ha permitido que otras compañías moneticen y crezcan a través de su plataforma.

El primer tipo de publicidad que las redes sociales ofrecen a las empresas es la de promocionar una publicación específica para que aparezca en el timeline de usuarios que no necesariamente las siguen.

Sin embargo, ese esquema no es el que hace brillar a una marca actualmente. La primera razón es que los algoritmos de Facebook e Instagram han cambiado para que comprar el patrocinio de un post se vuelva casi obligatorio.

El contenido digital es la alternativa

Según datos del Foro Económico Mundial, el tiempo que se pasa en línea ya supera el tiempo que pasamos durmiendo, por ejemplo los millennials (la generación de quienes nacieron entre 1981 y el 2000) dedican alrededor de siete horas diarias a la navegación en Internet.

De acuerdo a esto no hay duda de que la mejor forma de aproximarse a los usuarios es llevando el contenido al lugar en el que pasan más tiempo. Además, Forbes asegura que la generación del milenio son los nuevos consumidores y que son nativos digitales.

Entonces, piensa en cómo te comportas al visitar páginas webs, videos de Youtube y otros.  Buscas las mil y un maneras de evitar la publicidad, cierras pestañas, usas extensiones que la bloqueen, ignoras mensajes: ese es el comportamiento típico.

Pero cuando una marca te ofrece contenido real en el que estás interesado, por lo general no lo rechazas, sino que te sientes atraído.

Las marcas deben migrar al contenido digital

En primera instancia, se debe hacer un chequeo de las redes sociales. Los usuarios buscan contenido fresco y nuevo, que les aporte a su vida y les dé temas de conversación, conocimiento y/o entretenimiento.

Si visitan tu cuenta y únicamente encuentran imágenes y frases sacadas de cualquier buscador, van a dudar de hacer clic el botón de seguir. Cuando el contenido es nuevo y original es mucho más fácil captar la atención.

A pesar de que seguir cuentas en Instagram, Twitter y Facebook sea gratis, las personas prestan atención a qué están accediendo y es fácil perder seguidores si tu contenido se vuelve repetitivo.

Si has hecho crecer tu número de seguidores con fotos impactantes, frases ingeniosas y ofreciendo descuentos u otras oportunidades, es un buen momento para implementar el contenido digital de mayor profundidad.

Tener un blog como parte de tu página web te permite aumentar el tráfico hacia ella. Tus clientes potenciales van a ingresar guiados por una curiosidad hacia un tema de su interés.  Tu público objetivo es el que atiende al llamado ya que los tópicos que tratas en tu blog están ligados al producto que vendes,.

Lo digital está al alcance de la mano

Lo digital prevalece por sobre todas las cosas. Un blog siempre va a estar a un clic de alcance y, cuando alguien ha sido cautivado por el contenido, lo va a guardar e incluso a compartir.

La mayoría de las personas utilizan hoy en día teléfonos inteligentes y por eso siempre buscan información durante la gran cantidad de tiempo que pasan en línea.

Somos consumidores de contenido digital cada vez que buscamos en Google una duda. Imagina que una publicación de tu blog resuelve una de esas preguntas que constantemente se hacen las personas, alguien busca y da contigo, esa persona lee tu contenido y le encanta, pasa a revisar el resto de tu página y se convierte en un cliente; como tu contenido sigue siendo de calidad con el paso de tiempo, ahora has fidelizado al cliente.

Multiplica eso por 1000. Por 10000. Eso pasa cuando ofreces contenido de calidad a quienes lo buscan.

¿Qué necesitas para que ese contenido sea épico?

En Contenido Épico creemos principalmente que el contenido tiene que ser honesto. No se trata de agradar, sino de mostrar algo real, que tenga validez en el mercado en el que se encuentra, que sea verificable y de fácil lectura.

El contenido debe ser original. Si vas a escribir sobre lo mismo que están escribiendo todos los demás y de la misma manera, es preferible no hacerlo. Primero porque la competencia para encabezar en los buscadores es muy alta, y segundo porque no estarías aportando.

Crear un buen contenido web requiere saber qué se quiere decir, a quién se le quiere decir y para qué se quiere decir. Una vez tengas esas respuestas estás mucho más cerca de dar con el contenido ideal para tu cliente potencial.

Cuenta historias sobre ti, tu marca, sobre tus clientes. Haz de tu experiencia digital un reflejo del producto que ofreces.