El hombre prehistórico incluso antes de desarrollar el lenguaje, ya comunicaba sus ideas desde el plano gráfico a través de pinturas rupestres; lo que demuestra la trascendencia de las imágenes desde tiempos ancestrales. Con la invención del alfabeto, que no son más que símbolos gráficos que representan sonidos, la comunicación fue mucho más efectiva y la permanencia de la información en el tiempo aún más. Gracias a la combinación de las imágenes con las palabras, poco a poco fueron surgiendo nuevas formas de expresiones gráficas, pasando por los gráficos estadísticos, los isotipos y los pictogramas, la infografía, etc…

 

De los formatos con los que trabajamos en Contenido Épico, la infografía es uno de nuestros preferidos y queremos que descubras  por qué es tan importante.

 

La infografía es un formato periodístico…

 

La infografía es un formato periodístico por lo que debe responder a las preguntas: ¿qué? ¿cómo? ¿cuándo? ¿dónde?  y  ¿por qué?, o al menos a alguna de ellas;  su mayor virtud radica en que presenta la información de manera sintetizada; además debe ser creativa y respetar algunos criterios básicos del diseño. Su reto es ser inteligible incluso para el analfabeta.

 

En ocasiones es el complemento perfecto para un texto denso pues le aporta valor y le da mucha más fuerza. La combinación de ambos crea un contenido  enriquecedor con mayor margen de llegada a los lectores. De acuerdo con Edmund Arnold (1913-2007), considerado el padre del diseño periodístico, “no basta con reportar, redactar, editar, diseñar e imprimir; la comunicación ocurre cuando el mensaje es comprendido por los lectores (…)”, así como reporta Prensadesaloon’s Blog.

 

Aún cuando la infografía tiene su origen en el ámbito periodístico, ha sido adoptada como recurso para la difusión de contenidos de marcas comerciales; también es muy popular entre los usuarios regulares de las redes sociales quienes la usan para transmitir ideas, conceptos y filosofías.

 

Fácil de leer

 

La infografía plantea descripciones, secuencias expositivas, argumentativas e  interpretaciones. Al ser un medio informativo que envía un mensaje a través de lo visual:  gráficos, íconos y pocas palabras;  es mucho más fácil para el lector asimilar la información, que a veces ni siquiera lee sino que la  escanea y así obtiene lo más relevante. La infografía prácticamente entrega la información pre-escaneada y facilita la lectura.

 

Fácil de entender

 

El cerebro humano procesa mucho más rápido las imágenes que los textos escritos. De hecho, el 90% de la información que procesamos es visual, y lo primero que aprendemos a hacer cuando somos pequeños es a asociar una imagen con su significado, por lo que se hace evidente por qué la infografía es más fácil de entender. Es necesario que tenga entidad propia, así que debe contar con capacidad informativa suficiente a modo de  síntesis o complemento de la información escrita.

 

Al ser de intención didáctica, busca dar significado a una información independiente con íconos precisos y sin contradicciones o faltas de concordancia. Simplemente propone oraciones cortas  y conceptos sencillos logrando así que noticias, textos científicos, analíticos o de temas generalmente complicados, se vuelvan más sencillos y comprensibles, tanto para niños como para adultos.

 La fuerza de la infografía ¿Por qué es tan importante?

Llama la atención y causa impacto visual

 

Gracias a los colores  e íconos llamativos que la caracterizan, la infografía llama mucho más la atención que el texto escrito. Se destaca e impacta visualmente y logra llegar a grandes cantidades de espectadores. Además, está diseñada para hacer la lectura más interesante y de consumo rápido, lo que la hace un contenido muy útil para las redes sociales.

 

Cuenta con componentes de diseño que buscan hacerla atractiva, como el balance, el ritmo, la armonía, el énfasis y la simplicidad.  Es una imagen que debe comunicar en todas sus dimensiones: simpleza, buen gusto, funcionalidad.  

 

Toda la información en un solo bloque

 

Es suficientemente flexible como para condensar  gran  cantidad de información sin que se vea recargada, además de que permite colocarla toda de manera resumida y organizada en un mismo espacio.  De hecho, hasta permite agregar nueva información e irla ampliando en próximas entregas; y funciona perfectamente para descripciones de producto, listas y ratings, cronologías, presentaciones, datos estadísticos, etc.

 

La infografía es simplemente mucho más fácil de digerir que otros formatos, por lo que transmite la información de manera mucho más satisfactoria. Si bien es cierto que un texto muy bien escrito es en definitiva un contenido poderoso, pues agregarle o simplificarlo con una infografía, le aportan valor y le dan mucha más fuerza.